El lepidio es una planta que crece de forma vivaz y posee una altura promedio de 50-60cm. El tallo de esta especie, que lleva el nombre binomial de Lepidium latifolium, es totalmente lampiño y tiene hojas a lo largo de toda su extensión (se distribuyen de manera uniforme). Las hojas de lepidio tienen forma lanceolada. Las flores de esta planta, por lo demás, se agrupan de a pequeños ramilletes y son de color blanco intenso.

La época de florecimiento del lepidio tiene lugar en medio de la primavera. La recolección de esta planta con fines médicos se realiza en cualquier época del año en la que se la encuentre fresca. Dado que no se puede desecar y conservar por más tiempo al recolectarla solamente tomaremos la cantidad estrictamente necesaria.

El lepidio es una planta medicinal con numerosos beneficios para el organismo. Se sabe que posee efecto anti-inflamatorio, diurético y analgésico. Asimismo, es muy útil en aplicaciones externas sobre golpes e inflamaciones externas. Esta planta puede ser consumida en forma natural, incorporándola en ensaladas. También se puede preparar un cocimiento de uso externo con las hojas de lepidio. Se necesitan unos 3gr de hojas desmenuzadas de esta planta por cada taza que se vaya a preparar. Llevar a hervor, filtrar y dejar reposar algunos minutos. Aplicar en lavados vaginales y sobre heridas externas. Otra modalidad de aprovechar el lepidio en uso externo es machacando las hojas de esta planta en un mortero (se debe aplicar el líquido resultante en emplastos con un paño limpio). Si queremos hacer una infusión a base de esta planta, por otra parte, necesitaremos 30gr de esta planta (por cada litro a hervir). Para conseguir efectos notables debemos beber entre 3 y 4 tazas todos los días.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *