Inicio Hierbas digestivas Usos terapéuticos de la fresa

Usos terapéuticos de la fresa

0
96

La fresa es una planta conocida en todo el mundo por su fruto de sabor dulce y aroma agradable. El nombre binomial que le corresponde a esta planta es el de Fragaria vesca. Esta especie posee tallos de color amarronado y flores dispuestas en grupos de a tres. La floración para la fresa se produce casi exclusivamente en los meses de primavera. Al concluir esta etapa la planta de fresa genera flores de color blanco.

 

Para aprovechar todos los beneficios potenciales que nos puede ofrecer la fresa lo mejor es recolectar las hojas de la planta (esperar a que ya haya florecido). Si buscamos incrementar la conservación y potenciar las propiedades de esta especie lo mejor que podemos hacer es desecar esta planta y conservarla en recipientes con cierre hermético. En la composición química de la planta de fresa se cuentan cantidades considerables de taninos, mucílago, sales de potasio y ácido silícico.

 

Algunas de las propiedades más importantes de la fresa son las de remedio efectivo en caso de gota, cistitis y problemas gastrointestinales. Esta especie también resulta muy efectiva como astringente natural (puede aliviar todo tipo de casos de diarrea). Si queremos preparar una decocción de raíces de fresa podemos tomar unos 20gr de esta parte de la planta de fresa y calentarla por 20 minutos en un litro de agua. Después de filtrar todo el contenido debemos dejar reposar algunos minutos más para que la mezcla tenga una concentración medicinal más elevada. Beber una taza por día. Otras de las presentaciones disponibles de la fresa para usos medicinales son en forma de polvo (se recomienda hacer tomas de hasta 6gr diarios) y la decocción de hojas de esta planta (unos 30gr de planta por cada litro que se vaya a preparar, llevando a hervor por unos 10 minutos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *