El membrillero es un árbol de dimensiones considerables (puede superar los 3 metros de alto) con tronco retorcido y un aspecto que recuerda al del manzano. Las hojas del árbol de membrillero tienen un pecíolo bastante largo y presentan una coloración verde en el revés (el envés es de color blanco). Esta especie, conocida por el nombre binomial de Cydonia maliformis, es originaria de Irak. Con el tiempo, el cultivo del membrillero fue extendiéndose a otras regiones del planeta. Actualmente lo podemos encontrar en casi todo el mundo, utilizándose su fruto para la preparación de jaleas, mermeladas y todo tipo de dulces.

 

La floración del membrillero tiene lugar en la primavera. El membrillero presenta flores de buen tamaño y color amarillo. El fruto que da este árbol (conocido como membrillo) puede ser recogido directamente del árbol. Algunos de los elementos que se cuentan en la composición química del membrillero son el ácido cianhídrico, el ácido tartárico, el ácido málico, el ácido tánico, la amigdalina y mucilagos en cantidades variables.

 

Las principales propiedades del membrillero con fines medicinales son las de astringente, antidiarreico, remedio para afecciones respiratorias y antitusivo. Aquellos que deseen aprovechar esta excelente planta con usos medicinales pueden preparar una efectiva decocción de uso externo. La decocción de membrillero se prepara con unos 10gr de semillas de esta planta por cada taza de agua. Se lleva la mezcla a hervor por unos 15 minutos, se deja reposar y finalmente se filtra. Este líquido debe ser administrado de manera superficial. Para hacer un jarabe de membrillero necesitamos 2 membrillos con piel y agua azucarada (hasta cubrir los membrillos). Cocinar por 20 minutos y filtrar el líquido resultante. Beber una cucharada en caso de afecciones respiratorias o tos muy fuerte (diluir el líquido en un poco de agua).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *