Inicio Hierbas cicatrizantes Usos medicinales del coris

Usos medicinales del coris

0
172

La planta de coris consiste en una pequeña mata con alturas que no suelen exceder los 20 cm. El nombre binomial por el que se conoce a esta especie es el de Coris monspeliensis. Es una planta que está formada por una gran cantidad de tallos de tamaño variable, recubiertos por hojas bastante finas (no tienen más de medio centímetro de ancho), con un largo de 1 cm como máximo. La textura de las hojas de coris es muy carnosa y libre de vello.

El período de floración en la planta de coris varía según el lugar específico en el que está ubicada la planta. Por lo general está ubicado en los meses de verano (llegando hasta principios de julios, en ciertas zonas). Las flores de coris son de color rosa y poseen un cáliz en forma de campana. La corola del coris viene dada por un sola pieza con cinco estambres. En el interior del cáliz se encuentran los frutos del coris, que tienen forma de pequeñas cápsulas.

 

Antiguamente el fruto de la planta de coris era muy utilizado en tratamientos naturales contra la sífilis. Más tarde se descubrieron sus propiedades como agente vomitivo (emético). Según la administración que se haga de esta planta también se pueden aprovechar otras cualidades. Por ejemplo, el coris también es un excelente cicatrizante y astringente (para ello hay que reducir la planta hasta que no quede más que polvo en su textura). Para hacer una decocción a partir de coris necesitamos un trozo de planta y una cacerola con agua caliente. Buscaremos una proporción adecuada de esta planta, de manera que nos quede una solución de coris a solo el 2%. Para obtener todos los efectos benéficos de esta planta se debe tomar una taza diaria en ayunas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *