Inicio Hierbas antigripales Usos medicinales del abeto

Usos medicinales del abeto

0
203

El abeto es un árbol que crece de forma natural en las zonas montañosas de Europa. En su estado de madurez puede alcanzar una altura máxima de 60 metros. El nombre binomial de este tipo de árboles es Abies alba y pertenece a la familia Pinaceae. El abeto tiene frutos de color rojizo que pueden tener un ancho de hasta 5 cm. En su interior se aloja una cantidad variable de semillas. Existe una amplia variedad de especies de abeto, y cada una de ellas se diferencia entre sí por el tamaño y la disposición de sus hojas y de los conos y escamas que acompañan a las ramas. El abeto es un árbol que florece especialmente en primavera, aunque las piñas que acompañan a sus diferentes ramas maduran recién cuando llega el otoño.

Las partes del abeto que se utilizan con fines medicinales son la corteza, la resina, las hojas y los brotes de esta planta. De diferentes partes de la planta se obtienen sustancias como la trementina, piceina, glucósidos, minerales y taninos. Algunas de las propiedades más célebres del abeto coinciden, por lo demás, con las del pino. En cuanto a sus efectos medicinales, el abeto es una planta de acción expectorante, anti-gripal, cicatrizante y diurética.

 

Para preparar una infusión a base de abeto es necesario calentar en agua ya sea los brotes o las hojas de esta planta, y beber el preparado resultante (es especial para accesos de tos o resfriados). En forma externa el abeto puede ser aplicado en baños, cataplasmas e inhalaciones (puede mejorar notablemente los herpes, aunque en tratamientos de largo plazo).  Da excelentes resultados frente a todo tipo de afecciones respiratorias como asma, bronquitis, faringitis, laringitis y catarros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *