Inicio Hierbas antiinflamatorias Usos del mijo del sol

Usos del mijo del sol

1
138

El mijo del sol es una planta que crece de forma anual y puede alcanzar una altura máxima de hasta un metro. Conocida con el nombre binomial de Lithospermum officinale, esta especie posee un tallo que se renueva de forma permanente y una gran cantidad de hojas. Las hojas del mijo de sol se distribuyen de manera uniforme a lo largo de toda la extensión de esta planta. En el caso del mijo del sol, las hojas están unidas al tallo en forma directa, sin valerse de un pecíolo.

La época de floración del mijo del sol es en los meses de verano. Posee una capacidad de adaptación para crecer en terrenos ubicados a una altura de 1500 por encima del nivel del mar. Las flores de la planta de mijo del sol son bastante pequeñas y de color blanco. Están distribuidas en ramos de poco tamaño repartidos en la parte alta del tallo. El fruto del mijo del sol consiste en pequeños gránulos con forma ovoide.

 

La composición química del mijo del sol incluye sustancias como el ácido cafeico, la rutina, la quercetina y distintos tipos de mucílagos. Antiguamente era muy utilizado para eliminar molestias y cuerpos extraños introducidos en el ojo (para ello se humedecía la planta y con el mucílago que formaba se lograba captar cualquier cuerpo extraño deslizado accidentalmente en el ojo). Actualmente se lo utiliza como diurético, anticonceptivo natural, anti-inflamatorio y remedio para destruir los cálculos en los riñones. Para preparar una infusión con esta hierba se necesitan 5 gr de planta por cada litro de agua. Después de hervir por 10 minutos hay que dejar la mezcla en reposo por otros 10 minutos más. Filtrar y servir. Se pueden tomas 3 ó 4 tazas al día sin ningún tipo de efecto secundario.

 

Un comentario

  1. violeta parra

    Abril 24, 2015 en 5:34 am

    En donde se consigue el Mijo en cuales tienda de comidas orgánica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *