Inicio Hierbas diureticas Usos de la maya

Usos de la maya

0
122

La maya es una especie que muestra una gran tenacidad para crecer en todo tipo de terrenos y para volver a crecer año tras año. El nombre binomial que le corresponde a esta especie es el de Bellis perennis. Se trata de una especie que muestra predilección por las zonas más húmedas, aunque termina desarrollándose bajo todo tipo de condiciones.

 

La época de florecimiento de la maya es a comienzos de la primavera (sigue durante todo el verano). El tallo de la planta de maya posee una extensión de unos 15 cm en cuyo final se despliegan las flores de la planta (son de color amarillo y blanco). Tiene hojas bastante angostas que se presentan en gran cantidad y que se van engrosando a medida que se acercan al tallo de la planta. En la composición química de la maya se cuentan sustancias como mucílagos, taninos, ácidos orgánicos, algunos principios amargos y poliacetilénicos. La maya es una planta que posee efecto diurético, sudorífico, antitusivo, vulnerario y también puede ser utilizado en forma tópica (especialmente en casos de heridas y llagas). Es una excelente hierba medicinal para combatir estados de tos en casos de bronquitis y distintas afecciones de origen pulmonar. Algunos especialistas también aseguran que la maya es una hierba que también posee propiedades hemolíticas, aunque esto aún no ha sido comprobado.

 

Si queremos preparar una infusión a base de maya solo necesitamos 5 gr de planta por cada taza de agua que deseemos llevar a hervor. Para que la planta pueda desprender todos sus principios activos deben transcurrir al menos 10 minutos. Después de dejar reposar la preparación por otros 10 minutos se procederá al filtrado. La infusión de maya debe ser tomada todos los días después de las comidas (la dosis máxima recomendada es de 3 tazas al día).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *