Inicio Hierbas cicatrizantes Usos de la barba de capuchino

Usos de la barba de capuchino

0
143

La barba de capuchino es un liquen que surge de la asociación que se produce entre un alga y un hongo (se establece una relación de mutualismo para poder sobrevivir). El liquen conocido como barba de capuchino (o Usnea barbata) es de naturaleza sumamente ramificada e incluye una buen cantidad de pequeños pelillos de color blanco.

 

Si bien antiguamente la barba de capuchino era confundida con otros musgos (creyendo que se mantenía y lograba su desarrollo por medio de la clorofila), finalmente quedó en claro que la clave de la supervivencia de esta especie estaba ligada a las algas.

 

Los principales usos que se le dan a la barba de capuchino son los de antibiótico, antiséptico y remedio con poder secante. Si tenemos la precaución de desecar en forma previa esta planta las concentraciones de principio activo en la misma pueden llegar hasta el 4% del total. La forma de administración más práctica y sencilla para sacar ventaja de la barba de capuchino es aplicándolo de forma directa sobre heridas (es una planta de uso externo). Los que lo deseen, de todas maneras, también podrán aprovechar los beneficios de la barba de capuchino en otras presentaciones. El ácido úsnico, uno de los principios activos y elementos responsables del excelente poder curativo de la planta, forma parte de una gran cantidad de remedios. De hecho, este ácido es utilizado en la industria farmacéutica como materia base para producir un poderoso antibiótico. Si bien los remedios de efecto antibiótico preparados a base de barba de capuchino no son de venta libre pueden ser adquiridos con una receta especial (previa consulta médica con un especialista. En todos los casos es importante administrar esta planta con moderación, a fines de evitar los inconvenientes de una sobredosificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *