Inicio Hierbas anemia Uso terapéutico del brezo

Uso terapéutico del brezo

0
211

El brezo es una especie fanerógama perteneciente a la familia de las ericáceas. Es un arbusto de 20-50 cm. de altura que presenta gran cantidad de ramas erguidas de color marrón rojizo, con hojas pequeñas y muy numerosas con flores también muy pequeñas de color rosa púrpura que forman un racimo terminal.

brezos

Se utilizan sus flores y hojas, ya que poseen propiedades diuréticas, antisépticas y depurativas. Elimina eficazmente la urea, el ácido úrico y oxálico.

Se recomienda en caso de infecciones de las vías urinarias (cistitis, blenorragia, flujos sospechosos, prostatitis), insuficiencia renal y cardíaca, reuma y cálculos renales.
Asimismo es astringente y antiséptico intestinal por sus taninos. Es diurética y antiséptica de las vias urinarias por la brecina. Aclara la orina turbia. También es utilizada en homeopatía para el tratamiento de afecciones renales, y, además, posee acción sedante sobre el sistema nervioso central.

 

Las flores producen un néctar muy buscado por las abejas, por lo que resulta raro ver una mata de brezo en flor sin ninguno de esos insectos. La calidad de la miel de brezo es comparable a la de romero. La miel de brezo es de color caoba oscuro y sabor ligeramente amargo. Muy recomendada en problemas cardíacos: insuficiencia coronaria, arritmias, cardiopatías, angina de pecho e infarto. Ideal para prevenir la formación de cálculos y las inflamaciones en la vejiga, riñón y uretra. Antirreumática. Por su contenido en minerales está indicada para la anemia, inapetencia y fatiga.

 

La decocción de flores (uso interno, contra las afecciones de las vías urinarias) se prepara con un buen puñado de flores por litro de agua que se dejará hervir por 5 minutos. Se recomienda tomar dos tazas al día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *