La calabaza es originaria de América. Sus semillas tienen beneficios nutricionales demostrados, gracias a que están repletas de ácidos grasos esenciales y elementos de alta calidad, sobre todo de zinc, por lo que son un excelente suplemento.

 

Entre sus usos se emplea para expulsar los parásitos intestinales, especialmente la tenia.En estos casos, se recomienda preparar el siguiente jarabe: pele las semillas de una calabaza anaranjada, macháquelas hasta obtener un polvo. Mezcle a partes iguales con melaza y dos cucharadas de miel oscura, revuelva perfectamente bien hasta obtener un jarabe espeso.
Añada un poco de cardamomo, una raja de canela en polvo y el jugo de medio limón. Debe consumir una cucharada en ayunas durante cuatro días.

 

Por otra parte, las semillas de calabaza y el aceite de éstas se suelen emplear para tratar los primeros síntomas del agrandamiento de la glándula prostática o HPB, como la dificultad del paso de la orina.

 

Asimismo, se usan como laxante contra el estreñimiento, curan los edemas, la gota, cálculos renales, ardor y dificultades urinarias. Tienen una acción demulcente, diurética y de agente hormonal.

 

En casos de inflamación se recomienda machacar tres calabazas y guardar en el refrigerador durante una hora. Luego colocar en las partes afectadas.

 

Para la fiebre se puede preparar una infusión hecha a base de dos litros de agua y quince hojas de calabaza. Dejar hervir durante cinco minutos. Retirar del fuego y dejar reposar 35 minutos antes de consumir. Se aconseja beber una taza cada dos horas.
También hay quienes usan la calabaza para el dolor de oídos. Para ello se aconseja exprimir cinco tallos verdes de calabaza, y el jugo que se extraiga se coloca en los oídos con la ayuda de un gotero.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here