Inicio Hierbas cicatrizantes Uso medicinal del helecho macho

Uso medicinal del helecho macho

0
502

El helecho macho es una planta perenne que se fija al suelo mediante un rizoma de color pardo negruzco que da origen a frondes pecioladas y dos veces pinnadas. Las hojas de hasta 1 m de longitud tienen un largo peciolo, un nervio central y foliolos alternos y son escamosos por su parte inferior. En este área se forman los esporangios recubiertos por un indusio. Esta planta crece en sitios húmedos y sombreados en bosques montañosos y también se emplea como planta ornamental en jardines.

 

Con fines medicinales se recogen los rizomas en otoño, se limpian y se secan sin trocearlos a una temperatura no superior a los 35ºC. Contiene taninos, algo de aceite esencial, principios amargos y sustancias antihelmínticas (aspidina, aspidinolficilina, floraflucina y filmarón, ácido filicínico y ácidos filixínicos)

El extracto alcohólico se ha empleado como vermífugo y tenicida, pero eran necesarias dosis muy altas que implicaban algún riesgo de toxicidad. La decocción se empleaba también en apósitos para aplicar a heridas de difícil curación.   En la medicina tradicional, los helechos añadidos de sumidades de mejorana, menta, salvia, flores de meliloto, saúco, rosas rubras y manzanilla, se utilizaban mezclados con paja para fabricar colchones supuestamente eficaces para tratar el raquitismo.   Las dosis excesivas producen nauseas, vómitos, visión tintada de amarillo, parálisis del sistema nervioso central y ceguera temporal que puede llegar a ser permanente. También se han comunicado casos de sordera, convulsiones tetánicas y fallos respiratorio y cardíaco. Este cuadro clínico se denomina filicismo. Las sustancias más tóxicas se concentran en los tallos. Esta planta se debe utilizar bajo supervisión médica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *