Uso del álsine

0
92

El álsine es una planta medicinal que tiene una altura promedio de 30cm y que posee un tallo medianamente endeble (no puede sostener a la planta de forma erguida correctamente). El nombre binomial que le corresponde a esta planta medicinal es el de Stellaria media. Las hojas del álsine tienen forma oval y poseen extremos terminados en punta. Las zonas de crecimiento natural para el álsine son las tierras poco cultivadas y sitios sombríos.

 

La floración del álsine no está ceñida a una época del año en particular (florece en cualquier momento). Las flores de la planta de álsine son de color blanco y poseen cinco pétalos cada una. Los principales efectos benéficos del álsine son los de expectorante, bálsamo y aperitivo. El álsine es una planta buscada por todos aquellos que desean obtener un remedio seguro y eficaz contra las afecciones más comunes de las vías respiratorias. En algunas culturas el álsine también es empleado como colirio o líquido para efectuar lavajes de ojos (su elevado contenido en saponinas ejerce un efecto bastante similar al que se encuentra en productos de limpieza como jabones).

 

Para preparar una infusión a base de álsine se necesitan 10gr de planta por cada taza de agua. Llevar la mezcla a hervor por 10 minutos y dejar entibiar por unos 8-10 minutos más. Finalmente, quitar los restos de planta y beber. El líquido resultante de esta preparación debe ser tomado a lo largo del día (distribuir la toma). Si queremos beneficiarnos con el zumo fresco de esta planta podemos exprimir las hojas y beber el contenido. La dosis recomendada de zumo de álsine es de una cucharada cada 8 horas. Este remedio es muy efectivo para fortalecer las vías respiratorias y mejorar la salud de los pulmones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *