Té verde

0
57

El  verde se extrae de la planta camellia sinensis, la misma de la que procede el té negro, el blanco y el rojo. Básicamente, las diferencias dependen del nivel de oxidación que se les permita en el momento de su preparación, en el que la versión de verde representa la forma más pura de la planta, la cual se obtiene mediante un secamiento al vapor siguiendo el método tradicional chino.

Esta planta es originaria de Asia, sin embargo en la actualidad se cultiva en casi todo el mundo. Se trata de un arbusto de hoja perenne, que se recorta con regularidad para que no sobrepase los dos metros y produzca abundantes hojas. Sus flores son de color amarillo y producen un aceite perfumado.

 

Se cree que el verde es una de las bebidas más antiguas del mundo. Durante siglos fue la bebida preferida de los países asiáticos. Y fue en el siglo XVI cuando los exploradores europeos y comerciantes popularizaron el té en occidente. En la actualidad, se dice que es la segunda bebida más tomada después del agua, gozando de una increíble popularidad en China y la India.

 

Sus usos como planta medicinal son amplios, pero una de sus principales ventajas, recientemente descubiertas, es que previene la aparición del cáncer. Se ha demostrado que aquellos que toman té de forma regular tienen menos probabilidades de contraer cáncer que las personas que no lo incluyen en su dieta diaria. Al parecer las sustancias activas (polifenoles) en el verde ayudan a eliminar los radicales libres que pueden causar daño celular.

 

También se ha demostrado que ayudan a prevenir caries. Una taza diaria disminuye a la mitad el número de caries dentales en niños y adolescentes.

 

Adicionalmente, es un diurético suave, disminuye los niveles de colesterol y es utilizado para adelgazar.

 

Se recomienda para madres gestantes por su alto contenido de Zinc.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *