La acidez estomacal es una sensación de ardor en la parte inferior del pecho, acompañado por un gusto agrio o amargo en la garganta y la boca.

Se origina por una irritación del estómago o del esófago (el conducto que une la boca con el estómago). La mucosa que recubre el estómago está protegida contra los efectos de los jugos gástricos que participan en el proceso digestivo, pero algunos factores, como el alcohol, las comidas grasosas, la cafeína, algunos medicamentos y el estrés, pueden destruir esta defensa. Las molestias en la acidez generalmente se relacionan con la alimentación y la postura de una persona, aunque también puede presentarse con los síntomas del reflujo gastroesofágico.

Algunos factores pueden contribuir al problema de acidez, por ejemplo el sobrepeso y el embarazo. Las personas que fuman también tienen mayores probabilidades de presentar esta enfermedad.

Desde la medicina natural algunas plantas pueden llegar a generar una interesante acción para contrarrestarla. La Zanahoria y la Manzanilla son dos de ellas, y pueden combinarse fácilmente en un zumo casero para combatir ese molesto ardor.

Para realizar este remedio casero se necesitan 3 Zanahorias, algunas hojas de Lechuga y una taza de infusión de Manzanilla fría.

Se pelan las Zanahorias y se cortan en trozos, se añaden allí también algunas hojas de Lechuga (tres o cuatro serán suficientes) y la taza de infusión de Manzanilla. Se trituran hasta que se integren todos los ingredientes y se cuela bien, presionando para que se extraiga todo el zumo posible.

El zumo resultante de esta mezcla de Zanahoria y Manzanilla, se debe beber en ayunas, ya que de esa forma da mejores resultados. Las acciones de estos vegetales sirven para combatir esos reflujos de acidez tan molestos, aliviándolos de manera considerable.

4 Comentarios

  1. Maria Figueroa Galan

    enero 26, 2012 en 8:04 pm

    GRACIAAAAAAS!VOY A USAR ESTA RECETA YA QUE PADESCO DE REFLUJOS GASTROESOFAGICOS. ESTOY ENCANTADA CON ESTA PAGINA,MIL GRACIAS.

  2. Simon Gil

    enero 27, 2012 en 5:27 am

    Buenisimo y al alcance de todos!

  3. Pedro Aparicio

    enero 29, 2012 en 1:31 pm

    Un excelente remedio casero. Lo probaré, ya que padezco reflujo. Muchísimas gracias por el artículo, que es estupendo.

    Por cierto, tengo un par de dudas que agradecería que me aclaraseis, si fuese posible.

    ¿El zumo ayuda a combatir la acidez y que esta no se produzca o sólo alivia los efectos y malestares que provoca?

    Una vez tomado el zumo en ayunas, ¿cuánto tiempo hay que esperar para que haga efecto y poder ingerir otros alimentos?

    ¿Qué función cumple la lechuga? ¿Pasaría algo si se suprime o se emplea menos cantidad? Es que aunque es una verdura digestiva que en muchos casos ayuda en problemas digestivos, hay personas, como es mi caso, a las que le sienta mal determinadas variedades de lechuga, sobre todo por la noche.

    Normalmente la acidez y el reflujo tienen lugar después de las comidas y por las noches. ¿Se podría tomar también el zumo por la noche, justo antes de ir a la cama, tras haber hecho la digestión de la cena? ¿Pasaría algo por combinarla con el medicamento omeprazol?

    ¿Hay algún límite diario máximo de consumo de este zumo? ¿Existe alguna posología o dosis que no se pueda superar? Supongo que no, pero quiero estar seguro, para no abusar de él.

    Muchísimas gracias por todo.

    Saludos.

  4. Claudia Patricia González Triana

    noviembre 9, 2012 en 1:34 am

    Me encanto este tratamiento, conozco varias personas con este malestar, esta genial esta receta la cual enseñare a quien la necesite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *