La planta de uva de gato es conocida por su pequeño tamaño (tiene menos de 30 cm de altura) y por la característica forma y distribución que adoptan sus tallos. La uva de gato también recibe el nombre de Sedum álbum y crece de manera natural en sitios bastante atípicos (como entre los tejados, rocas y diferentes medios adversos), necesitando únicamente un mínimo de tierra y sol en abundancia. La uva de gato es una especie que posee dos tipos de tallos bien diferenciados. Los primeros son estériles y los segundos tienen capacidad reproductiva (generan flores). La época de floración de la planta de uva de gato, por lo general, es hacia fines de la primavera y principios del verano.

 

Las flores de uva de gato son de color rojo y poseen una corola de color blanco con un tamaño que supera hasta al del propio cáliz. En lo que refiere a los tallos estériles de esta planta son de color gris y dan origen a hojas sin ningún tipo de vellosidad y agrupadas con gran cercanía. La recolección de esta planta siempre se realiza a partir del mes de mayo, dado que se debe consumir en estado fresco (es una de las especies medicinales que no deben ser desecadas). Esta planta posee propiedades como astringente, cicatrizante y refrescante.

 

Las principales aplicaciones de la uva de gato son como pasta de aplicación externa. Es necesario, en un primer momento, machacar las hojas hasta extraer la mayor cantidad posible de esta planta y, posteriormente, proceder a su aplicación. Tiene efecto vulnerario, por lo que puede ayudar especialmente en casos de heridas externas. Vale destacar que la uva de gato también puede ser consumida de forma normal en estado fresco (bajo esta modalidad ejerce un efecto rehidratante).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *