La hierba de San Roberto es una planta medicinal que se caracteriza por tener un crecimiento de tipo anual o bianual. El tallo de esta planta, conocida bajo el nombre binomial de Geranium robertianum, está bien ramificado y posee hojas alternas. Uno de los rasgos que llaman la atención en la hierba de San Roberto es el desagradable e intenso olor que despiden las hojas al ser estrujadas. La zona de crecimiento típica para esta planta son los lugares sombríos y oscuros (suele aparecer en barrancos, pies de peñascos y resquicios entre rocas).

 

La época de florecimiento para la hierba de San Roberto es desde las primeras semanas de la primavera. Si queremos hacer uso de la hierba de San Roberto con fines medicinales debemos recolectar tanto las hojas como los tallos de la planta. Es importante esperar a que tenga lugar el momento de máxima floración de la planta (recolectarla con guantes, dado que el jugo que despide esta planta puede generar ampollas en la piel). Después de ser recolectada debe ser puesta a secar a temperaturas templadas.

 

En la composición química de esta planta encontramos sustancias como geraniina, geraniol (como aceite esencial), ácido cítrico y ácido málico. También tiene proporciones considerables de taninos. Al tener un marcado efecto diurético, la hierba de San Roberto puede ser especialmente efectiva en casos de cálculos renales y otro tipo de problemas en las vías urinarias. También es un muy buen cicatrizante y remedio astringente.

 

Para preparar una decocción a base de hierba de San Roberto solo necesitamos 60gs de hojas de esta planta por cada litro de agua. Debemos filtrar el líquido y edulcorar a gusto. Se recomienda hacer gárgaras con este líquido entre 3 y 4 veces al día. Con la hierba de San Roberto también se puede preparar una cataplasma (machacar las hojas de esta planta y aplicarlas directamente sobre llagas).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *