El zumaque es un arbusto con una altura promedio de 1 metro y ramas recubiertas de finas vellosidades. Esta especie, que es conocida por el nombre binomial de Rhus coriaria, presenta entre 4 y 7 hojas por cada grupo de ramas. Las hojas de esta especie son lanceoladas y están recubiertas por vellos muy finos. El zumaque tiene un tallo de consistencia leñosa y abundante en resinas.

 

La época de florecimiento del zumaque es en los meses del verano (aunque la maduración de los frutos se produce en la estación subsiguiente). En la recolección con fines medicinales se aprovechan tanto las flores, como los frutos, las hojas y las raíces de esta planta. Algunas de las principales propiedades del zumaque son las de astringente, antidiarreico y remedio en caso de hemorroides.

 

En la preparación de remedios caseros a base de zumaque es necesario tener gran precaución, dado que existen algunos efectos secundarios indeseables que muchas veces no se pueden controlar (razón por la que se recomienda el asesoramiento de un médico especializado). Si queremos hacer una decocción a base de zumaque necesitamos 15 gr de esta planta por cada litro de agua. Tenemos que hervir el agua con la cantidad especificada de zumaque por unos 5 minutos. Después se deja enfriar por alrededor de 10 minutos, se filtra y se bebe. La dosis recomendada está en torno a las 2 tazas diarias (de todas maneras hay que consultar con el médico). Con el zumaque también se puede preparar una pomada de uso externo. Se necesitan algunas nueces, corteza de granada, 10 gr de mirto y de zumaque y 14 gr de zinc (en forma de sulfato). Pulverizar todos los elementos y untar con una crema para conseguir efectos como astringente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *