El cólquico es una planta medicinal que posee marcados efectos terapéuticos. Su nombre binomial es el de Colchicum autumnale. Se trata de una especie que crece durante todo el año y florece solo en el otoño. Las hojas de esta especie son bastante largas y finas. El fruto del cólquico siempre se ubica sobre el centro de cada grupo de hojas. El enorme atractivo visual de esta planta (es muy utilizada en decoración y arreglos florales) esconde una particular amenaza, dado que se trata de una especie con un alto grado de toxicidad (en niños pequeños el consumo de una sola flor de cólquico puede llevar a la muerte directa).

Las zonas de crecimiento natural para el cólquico son casi todos los países de Europa. Con fines medicinales se utilizan de manera casi exclusiva los bulbos y las semillas de esta planta. En la composición química de esta planta se cuentan algunos elementos como la colihicina (alcaloide que puede presentarse en concentraciones de hasta el 1%), taninos y diferentes aceites esenciales.

 

El cólquico es una especie que tiene la particular característica de ejercer un efecto vasodilatador sobre diferentes vías de circulación sanguínea. Por esta razón está especialmente recomendado en caso de gota y ácido úrico, entre otras afecciones. La planta de cólquico también tiene un poderoso efecto anti-inflamatorio y es un muy buen analgésico natural. Esta especie puede ser empleada para combatir dolores de reuma y de otras afecciones articulares.

 

El uso y la aplicación del cólquico están desaconsejados en preparaciones caseras. Las virtudes del cólquico, de todas maneras, pueden ser aprovechadas en diferentes presentaciones ofrecidas por la industria farmacológica convencional. En estos casos lo más adecuado será atenerse a las dosificaciones recomendadas por el médico especialista a cargo de un determinado tratamiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *