La neguilla es una planta que forma parte de la familia de las cariofiláceas. Tiene un tallo recto que alcanza con facilidad alturas de hasta 1 metro. La neguilla, que posee el nombre binomial de Agrostemma githago, tiene hojas bastante largas y de forma estrecha. Las flores de neguilla tienen un cáliz de tamaño exacerbado y frutos llenos de semillas negras. Es una planta originaria de Oriente y que crece en tierras áridas.

 

El período de florecimiento para la neguilla comienza a partir del mes de marzo y se mantiene a lo largo de toda la primavera. En la recolección de neguilla se utilizan únicamente las semillas. Es necesario advertir que la neguilla es una planta que puede tener algunos efectos tóxicos, razón por la que se suele desaconsejar su consumo en forma interna y en preparaciones sin supervisión. En la composición química de esta planta se cuenta una sustancia conocida como gitagina, responsable de todos los efectos tóxicos que se le atribuyen a la especie, y diferentes tipos de saponinas.

 

La neguilla es una planta que posee algunos usos gastronómicos (se la utiliza como condimento para realzar sabor en la cocina bengalí y en la cocina hindú). En distintos países también se utilizan cantidades muy pequeñas de neguilla como saborizante en preparaciones dulces (en confitería). La tradición religiosa del Islam, por otra parte, asegura que las semillas de neguilla sirven para curar cualquier enfermedad (a excepción de la muerte). La neguilla tiene propiedades antisépticas y anti-tumorales, aunque también hay quienes afirman que posee efecto colagogo y diurético. Debido a la dificultad de su administración (no se conocen con exactitud los límites de tolerancia para sus efectos tóxicos), es una especie que solo debe ser manipulada por manos expertas. Las mujeres embarazadas deben abstenerse totalmente de su consumo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *