Inicio Hierbas diureticas Por qué utilizar el anís

Por qué utilizar el anís

0
60

La planta de anís tiene alturas promedio que se ubican en torno a los 70-80cm. El tallo de esta especie es de tipo cilíndrico y, en su parte superior, presenta una gran cantidad de ramificaciones. La época de florecimiento para el anís comienza a fines de la primavera. Esta planta también es conocida con el nombre científico de Pimpinella anisum. Para desarrollarse y florecer de forma adecuada esta especie necesita una buena cantidad de sol y muy poca humedad.

 

En la composición química de la planta de anís encontramos buenas cantidades de diferentes azúcares orgánicas, ácidos y una sustancia conocida como anetol (es la que le da su particular olor). El anís es muy conocido por su efecto carminativo y diurético. Es muy bueno para ayudar a expulsar gases acumulados en el sistema digestivo y puede actuar como un poderoso tónico estomacal. Además, esta especie es un muy buen galactógeno.

 

El anís también está indicado en casos de inapetencia, mal aliento, menstruación irregular y problemas gastrointestinales. Es importante recordar que al momento de administrar la planta de anís con fines medicinales hay que atenerse a las dosis máximas recomendadas (no deben ser superadas).

 

Una forma de preparación del anís con efectos medicinales es en forma de infusión. Necesitamos una cucharadita de anís por cada taza de agua que vayamos a preparar. Calentamos por unos 15 minutos y dejamos infusionar. Para incrementar las propiedades de esta infusión de anís se sugiere agregar algunas gotas de tintura de esta misma especie. La esencia de anís, en cambio, puede ser administrada en forma de gotas con un líquido frío o tibio. En ese caso podemos tomar hasta 4 gotas por vez, repetidas a lo largo del día en las 3 comidas más importantes de la jornada. El anís también suele ser ingrediente base en la preparación de licores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *