La hierba de Santiago es una planta medicinal de tallo corto y bastante grueso. El nombre binomial por el que se conoce a esta planta es el de Senecio jacobaea. Se trata de una especie con hojas más bien alargadas. Las partes florales de la hierba de Santiago están ordenadas en pequeños ramilletes.

 

Podemos encontrar esta planta especialmente en prados y tierras con hierba verde en abundancia. La hierba de Santiago necesita de condiciones de intenso calor para tener un buen florecimiento. Al momento de la recolección de esta planta interesan todas sus partes por igual. En la composición química de la hierba de Santiago se cuentan cantidades considerables de taninos, flavonoides y de distintos principios amargos.

 

Las principales características por las que en distintas partes del mundo se busca la hierba de Santiago son su enorme poder como venotónico y emenagogo. La hierba de Santiago es una planta medicinal que también está indicada en casos de dismenorrea. Al momento de administrar hierba de Santiago, sin embargo, es necesario conducirse con precaución. Algunas evidencias sugieren que esta planta podría tener efecto tóxico en el hombre. Por otra parte, si es administrada por un especialista en la materia no existen riesgos de intoxicación.

 

Para aprovechar todas las virtudes de la hierba de Santiago en preparaciones caseras podemos preparar una infusión a base de esta planta. Para hacer una infusión de hierba de Santiago necesitamos una cucharadita de esta planta por cada taza de agua que vayamos a preparar. La dosis recomendada de esta infusión no debería exceder las 3 tazas al día. Otra posibilidad es la de consumir la hierba de Santiago en forma de extracto. La dosis que se recomienda de extracto fluido de hierba de Santiago es de 10 a 25 gotas diarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *