La planta de siderítide posee una altura promedio en torno a los 20cm y forma parte de la familia de las labiadas. Los tallos de esta especie crecen de forma recta y poseen una cubierta exterior de vello grueso. Las hojas de siderítide se caracterizan por tener forma lanceolada y por estar pegadas al tallo sin ningún tipo de pequeña rama. La siderítide muestra preferencia por los terrenos con inclinación calcárea. El período de floración para esta planta, por lo demás, siempre tiene inicio a mediados de otoño y se mantiene de forma persistente hasta la finalización del invierno.

Las flores de siderítide son de color blanco y amarillo. Las flores, justamente, son la parte que más se aprovecha de esta planta con fines medicinales (debe ser recolectada en el verano). La siderítide es una muy buena planta de acción vulnerario. Al mismo tiempo ejerce efecto digestivo y es un buen aperitivo natural.

 

Desde épocas antiguas la siderítide es utilizada para mejorar heridas externas y curar llagas. Las formas de preparación más extendidas de siderítide, sin embargo, son las de uso interno. Para hacer una tisana a base de siderítide se necesitan 30gr de flores de esta planta por cada litro de agua que se vaya a calentar. Dejar hirviendo por unos 15 minutos y filtrar. Antes de beber esta tisana se le puede agregar algún endulzante para mejorar su sabor final. Lo mejor es tomar una taza después de cada una de las comidas importantes del día. El cocimiento de siderítide, por otra parte, se hace con 25gr de esta planta por litro de agua. Después de hervir la mezcla por 10 minutos se deja entibiar. Es muy bueno para aplicar de forma externa sobre heridas y todo tipo de llagas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *