El Noni, también conocido como Fruta del diablo, Aal o Mora de la india, es un fruto  originario del sureste de Asia, aunque también es posible encontrarlo en países de América central y Oceanía, floreciendo en zonas cercanas al mar y llegando a medir hasta 6 metros de altura. Su nombre científico es Morinda Citriofolia. El tamaño de este fruto se aproxima al de una patata y cuando madura se torna de color blanquecino. Su sabor es todo lo contrario a lo dulce y no tiene un aroma muy agradable, pese a esto es un alimento lleno de nutrientes y propiedades medicinales.

Este fruto se cultiva comercialmente y en general se vende en forma de néctar, tabletas, extracto, pomada o té. Entre sus propiedades más importantes podemos nombrar las siguientes; es un gran estabilizador del PH, lo cual contrarresta la acidez garantizando una buena actividad  pancreática, de los riñones, vejiga y todo el sistema sexual femenino. Ayuda también a contrarrestar la diabetes y la hipoglucemia, así como la hipertensión e hipotensión arterial, la artritis y artrosis,  entre otras dolencias. Mejora  las propiedades  de los fármacos, ayudando  a que progresen de forma más favorable en el cuerpo y minimizando sus consecuencias adversas.  Es además una gran fuente de vitaminas, en especial de vitamina c, así como calcio, fibras, hierro, zinc y proteínas

Los efectos secundarios que se pueden llegar a producir por el consumo de Noni  en algunas personas son las erupciones cutáneas, diarreas, gases y mareos. Deben abstenerse de consumir Noni  todos aquellos que tomen anticoagulantes, personas con trasplantes, quienes tengan insuficiencias cardíacas, quienes deban controlar el potasio en su alimentación,  las embarazadas y lactantes y aquellos que padezcan de enfermedad renal terminal.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here