El ajenjo marino es una planta medicinal que suele tener una altura menor al medio metro. Esta especie —también conocida por el nombre de Artemisia maritima— está formada por un tallo de buena rigidez y una coloración gris cubierto de hojas a lo largo de toda su extensión. Las hojas del ajenjo marino, a diferencia de otras especies, miden hasta 5cm de largo. Poseen un color blanquecino y están divididas en pequeños segmentos.

 

La zona de crecimiento típica en la que podemos encontrar a esta especie son las cercanías de costas y llanuras. La floración de ajenjo marino tiene lugar, por lo general, en los meses de otoño. Las cabezuelas de flores de esta especie son bastante pequeñas e incluyen a unas 20 unidades. Para aprovechar los beneficios del ajenjo marino es bueno recolectar las partes florales de la parte (es mejor hacerlo en la época de floración). También se pueden recolectar las semillas (dado que tienen usos medicinales particulares).

 

Los usos medicinales más extendidos para el ajenjo marino son los de vermífugo, vulnerario y remedios cicatrizante. Al administrar ajenjo marino es de vital importancia conocer las cantidades recomendadas, dado que en dosis excesivas esta planta puede resultar bastante tóxica.

 

La forma de preparación clásica para el ajenjo marino es como decocción. Se necesitan unos 10gr de partes florales de esta planta por cada medio litro de agua que se vaya a calentar. Hay que dejar cocinando por alrededor de 20 minutos y retirar del fuego. Finalmente, dejar reposar algunos minutos y filtrar todos los restos de planta. Beber en una taza de esta decocción en ayunas. Si esta preparación la va a beber un niño pequeño lo más recomendable es hacerla con una concentración más baja (de solo 2gr por cada medio litro de agua).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *