Laurel

0
78

El árbol de laurel —conocido por el nombre binomial de Laurus nobilis— es una especie de hojas verde brillante que crece de manera natural en zonas mediterráneas. El laurel es un árbol que posee flores solamente en los extremos de sus ramas y aparecen reunidas de a grupos de cinco. E árbol de laurel muestra preferencia por los terrenos que abundan en sombras y presentan un alto porcentaje de humedad. Siempre florece en la primavera y sus frutos se recolectan solo al estar en su punto culmine de madurez.

 

Las partes que se pueden poner a secar del árbol de laurel son las hojas y las bayas que produce. Las bayas de laurel son muy ricas en esencias compuestas con cineol, geraniol y linalol. Asimismo, en su composición intervienen diferentes materias grasas. Las hojas, en cambio, presentan sustancias como eugenol, pineno, ácido acético, isobutírico y valeriánico. Esta planta, clásicamente, siempre ha sido considerada como un muy buen tónico estomacal.

 

El laurel también puede ser aprovechado como por sus efectos medicinales de alto espectro (es carminativo, antiséptico y balsámico). La forma de preparación más difundida del laurel es como especia o condimento en salsas y diferentes preparaciones gastronómicas. De todas maneras, para reforzar aún más sus efectos se recomienda preparar una infusión, un baño o un linimento.

 

Para hacer una infusión de laurel se utilizan 15 hojas de esta planta por cada litro de agua. Se lleva a hervor, se deja reposar por 10 minutos, se filtra y se bebe. Si queremos darnos un baño de laurel es necesario macerar 450 gr de hojas y bayas de laurel y agregarlos a una tina con agua caliente. El linimento se prepara con una mezcla de aceite de oliva y maceración de bayas de laurel. Se deja reposar 20 días y se cuela con un lienzo. Aplicar en forma externa sobre zonas doloridas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *