Inicio Hierbas antiinflamatorias Las propiedades del hinojo

Las propiedades del hinojo

1
75

El hinojo es un arbusto con usos medicinales que puede medir poco más de un metro y medio de altura. Las ramas de esta planta medicinal, también conocida por el nombre científico de Foeniculum vulgare, tienen un crecimiento en forma de vaina que termina en hojas muy finas. El fruto del arbusto de hinojo es más bien pequeño y alargado. El aroma que desprende el fruto del hinojo es ligeramente anisado y de sabor muy agradable.

 

La época de floración típica para el árbol de hinojo es a partir de los meses de verano. Las flores de esta planta medicinal son de color amarillo. Para preservar todas las propiedades terapéuticas de esta especie lo más indicado es conservarla en frascos de vidrio a los que no les llegue la luz. Los efectos medicinales más notorios en la planta de hinojo se concentran especialmente sobre las hojas de la planta. Las hojas de hinojo, de hecho, tienen efecto anti-inflamatorio, expectorante, espasmolítico y carminativo. Asimismo, estas hojas son excelentes para sanar todo tipo de heridas externas.

 

A partir de la raíz de hinojo, en cambio, podemos preparar  remedios de efecto diurético. Si queremos hacer una decocción de hinojo debemos hervir unos 20gr de esta planta medicinal por cada litro de agua. Después de mantener unos cinco minutos en hervor apagamos el fuego y dejamos reposar por unos 10 minutos. Finalmente, filtramos los restos de planta y servimos. Se pueden beber hasta dos tazas diarias. Otras alternativas para aprovechar las bondades de esta especie son las de preparar un polvo con la raíz de hinojo (se pueden tomar entre 4 y 6gr diarios) o preparar cataplasmas. Las cataplasmas de hinojo tienen acción galactógena y pueden ser utilizadas de forma externa en caso de heridas, llagas o quemaduras.

Un comentario

  1. wilma camus fernandez

    octubre 1, 2013 en 5:54 pm

    Muy interesantes e instructivos estos escritos, pues el uso de una planta para curar una dolencia, es mas sano que el uso de medicamentos, aunque en ocassiones haya que acudir a estos ultimnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *