La zaragotana, especie que pertenece a la familia de las plantagináceas, es muy utilizada desde tiempos inmemoriales con todo tipo de usos medicinales. El nombre binomial que recibe esta especie es el de Plantago psyllium. Posee un tallo simple recto, hojas enfrentadas, lineales y flores agrupadas de cabezuelas y con forma ovoide. La zaragotana es una especie que crece de forma preferencial en sitios en los que predomina la arena, tanto en aquellos que ya fueron cultivados como en los silvestres. La época de florecimiento de la zaragotana es en primavera y verano.

 

Con fines medicinales, por lo general, se utilizan solamente las semillas de esta planta. Estas semillas poseen una elevada proporción de mucílagos de gran acidez. Por la gran presencia de mucílagos se conoce actualmente a esta planta como un laxante suave de acción casi instantánea. Una de las grandes ventajas del mucílago es la de llevarse todo tipo de sustancias grasas y elementos tóxicos para la salud. Por esta razón está indicado en casos de colesterol elevado, diabetes, y enfermedades similares. También es muy beneficioso en casos de estreñimiento. Se ha demostrado que la planta de zaragotana tiene excelentes aplicaciones en uso tópico. Puede ayudar en la recuperación de quemaduras, forúnculos, eccemas, y dolores reumáticos.

 

Las propiedades de la zaragotana se pueden aprovechar con una maceración de semillas de esta planta en agua. Simplemente se deja reposar las semillas de zaragotana en un vaso de agua por media hora (una cucharada de semillas es suficiente). Se toma un vaso en ayunas todos los días. A los 4 días ya se deberían comprobar sus poderosos efectos como laxante. La zaragotana también tiene una presentación en polvo. Las dosis recomendadas de esta planta son, por lo general, de entre 5 y 15 gr. diarios (tomar con abundante agua).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *