Inicio Hierbas antigripales La Zarzaparrilla

La Zarzaparrilla

0
79

La zarzaparrilla es una planta trepadora que crece sobre todo debajo de los árboles como el pino o la zarzamora en zonas del mediterráneo, sin embargo diferentes especias de zarzaparrilla se pueden encontrar en Asia, América y África.

Por lo general posee puntiagudas espinas por lo que su recolección debe hacerse con mucho cuidado. Tiene muchas hojas alternas, ásperas, con muchos nervios, acorazonadas, y persistentes. Sus flores son de color amarillo-crema en racimos axilares y sus frutos tienen forma de bayas globosas como el guisante de color rojo, sin embargo son sus raíces la parte más  aprovechables por su mayor contenido de propiedades curativas.

 

En la composición de sus principios activos nos encontramos con ácidos, saponinas, glucósidos, esteroides y minerales, elementos que hacen de esta planta un aliado en la medicina natural desde tiempos muy lejanos, tanto que durante el siglo XVI se hizo merecedora de un puesto elevado en el tratamiento de enfermedades de transmisión sexual como la sífilis y la gonorrea.

 

En la actualidad, sus usos más extendidos están relacionados con problemas circulatorios, afecciones de la piel (acné y eccemas), como depurativo, para el tratamiento de afecciones febriles, gripes, reumatismo, artritismo, gota, es una excelente diurética y ayuda a normalizar el aparato urinario y combatir enfermedades como la cistitis y la nefritis. No es conveniente tomarla en estados anémicos.

 

Se debe tener cuidado con la cantidad de sustancia, puesto que un consumo excesivo puedo generar vómitos, nauseas y gastroenteritis. Para preparar la infusión se recomienda colocar la raíz de zarzaparrilla muy picada en el agua. Hervir durante 10 minutos. Dejar reposar y tomar tres veces al día antes de las comidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *