La planta de pendejo recibe el nombre binomial de Alyssum spinossum. Se trata de un arbusto de altura muy baja (nunca supera los 25 cm) con tallos de gran preponderancia leñosa. Las hojas de esta planta nacen de las mismas ramas y están recubiertas por una fina vellosidad. Es una planta que aparece de manera uniforme en toda la Península Ibérica y que muestra preferencia por las zonas rocosas. La época de florecimiento de la planta de pendejo es en el mes de mayo, aunque según la zona de origen ésta puede extenderse hasta julio o agosto.

Las flores de la planta de pendejo son bastante pequeñas y de color blanquecino. Casi siempre aparecen agrupadas en racimos. El fruto de la planta de pendejo, por otra parte, es de forma redondeada y tamaño muy pequeño. La recolección de la planta de pendejo con fines medicinales tiene lugar durante todo el año, dado que se aprovecha la parte herbácea de la planta. Actualmente se está estudiando su composición química. Por esta razón no se conocen con exactitud cuáles podrían ser todos sus usos terapéuticos.

 

Antiguamente, la planta de pendejo era utilizada para bajar la presión arterial y para mejorar problemas de circulación sanguínea. Con el correr del tiempo y a partir del descubrimiento de otras plantas medicinales más poderosas su uso se fue discontinuando. Para preparar una infusión de efecto cardiotónico a partir de la planta de pendejo se deben agregar algunos trozos de hierba de esta planta en un medio litro de agua y hervir por unos cinco minutos. Después de dejar infusionar hay que colar los restos de la planta y agregar algún endulzante (en caso de ser necesario), para mejorar su sabor de boca. Tomar al menos tres tazas al día hasta comprobar una mejora contundente en los síntomas de circulación localizados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here