La oreja de Judas

0
235

El hongo conocido con el nombre de oreja de Judas crece en troncos de árboles muertos. Su nombre binomial es Auricularia auricula-judae. Esta planta pertenece a la familia de las Auriculariaceae. La forma externa de esta planta recuerda a la oreja humana (de ahí, en parte, su nombre). La oreja de judas tiene una consistencia suave y flexible. Si se lo deja secar este hongo se vuelve duro, retomando nuevamente su forma anterior al humedecerse.

Este hongo puede presentar diferentes matices de colores que van desde el negro hasta el verde. El color final del hongo estará relacionado a la superficie en la que crezca. La recolección de estos hongos se realiza tanto en invierno como en primavera. La oreja de Judas es un hongo comestible, por lo que siempre debe conservarse lo más fresco posible.

 

En la composición química de la oreja de Judas se encontró un fuerte componente antibiótico, por lo que últimamente se lo utiliza cada vez más en la industria farmacéutica (en la tradicional y en la de origen homeopático). Esta planta está recomendada para los tratamientos de anginas y dolor de garganta. También está relacionada con la cura de diferentes tumores y con el alivio de las inflamaciones oculares.

 

La preparación de la oreja de Judas no requiere demasiadas complicaciones. Este hongo puede ser consumido crudo solo o en ensaladas (remojándolo previamente). También se lo puede cocinar. Para ello se lo remoja en agua o té por unos minutos y se lo hornea o cocina entre 10 y 30 minutos. De esta forma se observan aún más todos los beneficios de la oreja de Judas y su excelente poder anti-inflamatorio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *