Planta mágica por excelencia, relacionada desde la antigüedad con los conjuros y las ceremonias sagradas, lo cierto es que la verbena es un tranquilizante natural, y también ayuda a calmar algunos tipos de dolores, como el más común, de cabeza.

Es un remedio natural indicado para el alivio de los estados de ansiedad y tensión, además de tratar sus molestias asociadas, como dolor de cabeza, estrés, insomnio, inapetencia, etc…

Sus principios activos son protectores de nuestros nervios, con propiedades altamente sedantes, antiespasmódicas, expectorantes, antirreumáticas y antineurálgicas.

La magia ancestral de la Verbena sigue activa

Formas de preparación

  • Por lo general, se añaden dos cucharaditas de flores de verbena a medio liro de agua y se deja reposar durante un cuartro de hora. No es conveniente tomar más de tres tazas diarias de este preparado.
  • Para uso tópico. Se realiza una cataplasma mezclando verbena con harina de linaza y leche. La cataplasma resultante se aplica en la zona a tratar, sobre todo en episodios de jaqueca.
  • Las hojas frescas machacadas también se pueden aplicar directamente sobre las sienes y contribuyen al alivio del dolor de cabeza.
  • Baños de vapor. Inhalada, actúa como relajante tras aspirar los vapores de su decocción y parece ser que produce alivio en ciertos casos de asma.

 

Tomarla en forma de jugo: medio vaso por la mañana

Tiene un efecto beneficioso sobre el sistema respiratorio disminuyendo las molestias de ciertas afecciones.

Trata la tos improductiva, ésa que nos irrita la garganta y no está provocada por la mucosidad.

Los fitoterapeutas también lo recomiendan para problemas de úlcera estomacal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here