Inicio Hierbas antigripales La avena como planta medicinal

La avena como planta medicinal

0
387

La avena es uno de los cereales más extendidos en todo el mundo. Crece y se cultiva en zonas templadas. El nombre binomial de esta especie es Avena sativa L., y pertenece a la familia Poaceae. Se trata de una planta que crece en forma de tallo espigado y que contiene un grano en su interior. La altura máxima que suele alcanzar la planta de avena es de hasta un metro. En el extremo de cada planta de avena crecen pequeñas flores agrupadas de a dos.

Las distintas variedades de avena que existen en la actualidad solo surgieron como una adaptación a las diferencias climáticas y por las características de cada suelo en particular. El uso medicinal de la avena está concentrado especialmente en sus granos (vale destacar, de todas formas, que las hojas tienen acción fungicida). La avena tiene múltiples propiedades medicinales. Algunas de las más comunes son las siguientes: es emoliente, diurética, anti-anemia, calmante, y provee alivio a síntomas nerviosos. Es muy útil contra la diabetes, la dispepsia, eczemas, urticaria, mialgias, gripe y catarros. En la composición química de la avena abundan minerales como el hierro, el cinc y el manganeso. Las hojas de esta planta, además, poseen vitamina A, B1, B2, D, E y PP.

 

La avena puede ser aprovechada en usos externos e internos. Para hacer una cataplasma de avena hay que mezclar 3 cucharadas de harina de avena con 2 de vinagre. Batir la preparación hasta obtener una consistencia libre de grumos. Colocar la mezcla sobre un paño tibio y aplicar como cataplasma sobre el cuerpo (especialmente indicada contra el reumatismo). En casos de infecciones virales (como resfríos) se puede beber una decocción de avena. Hay que mezclar 5 cucharadas de avena en dos litros de agua hasta que reduzca a la mitad. Dejar enfriar. Se deben beber dos vasos diarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *