El hisopo es una planta medicinal que forma parte de la familia de las labiadas. Con alturas promedio situadas en torno al medio metro, esta especie posee tallo recto y de tipo leñoso. Las hojas del hisopo —conocido con el nombre binomial de Hyssopus officinalis— son lanceoladas. Las flores de esta planta, por lo demás, son de color azulado y tienen un aroma penetrante.

 

La época típica de floración para el hisopo se concentra en los meses de verano. Si queremos hacer uso de esta especie con fines medicinales lo mejor es aprovechar tanto las hojas como las flores (pueden ser utilizadas tanto frescas como desecadas). Por su elevado ritmo de crecimiento la planta de hisopo puede ser recolectada hasta tres veces al año. En la composición química del hisopo se cuentan algunos ácidos esenciales, flavonoides, principios amargos y la esencia especial de hisopo (en un porcentaje de hasta el 2% del peso total de la planta).

 

Los principales beneficios del hisopo como planta medicinal son los de cicatrizante y analgésico. El hisopo también actúa como remedio en caso de asma y sirve para tratar la hipertensión. Aquellos que lo deseen también pueden valerse del hisopo en caso de tos y gripe.
Al momento de consumir hisopo con fines medicinales es importante considerar las dosis recomendadas. La tintura de hisopo se prepara con 15gr de hisopo, albahaca, menta y salvia (son 15gr de cada planta) macerados en dos litros y medio de alcohol (preferentemente de 60o). Esta tintura está especialmente indicada en casos de problemas digestivos y para inducir la calma. La infusión de 15gr de hojas de hisopo en una taza de agua puede dar excelentes resultados como cicatrizante y remedio de uso externo en caso de úlceras, heridas y llagas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *