Inicio Hierbas antiinflamatorias El poder curativo de la hierbabuena

El poder curativo de la hierbabuena

0
335

La planta conocida como hierbabuena es originaria de África, Asia y algunas zonas de Europa. La hierbabuena es una planta que forma parte de la familia de las Labiadas y recibe el nombre binomial de Mentha spicata. Por lo general crece a ras del suelo y tiene preferencia por lugares en los que predomina la sombra. La hierbabuena alcanza alturas de hasta 80 cm. Posee un tallo reto y con numerosas pilosidades. Las hojas de esta especie son de color verde oscuro y forma oval, mientras que sus flores son pequeñas y de color violáceo.

 

En la composición química de la hierbabuena se cuenta una gran variedad de aceites esenciales. Algunos de los más importantes son el mentol, la mentona, el felandreno y el limonelo. Esta planta medicinal es especialmente apreciada por su amplia variedad de aplicaciones que van desde su uso como anti-inflamatorio y anti-séptico hasta su utilización como analgésico. La hierbabuena, por lo demás, también es muy efectiva frente a casos de diarrea. Es un muy buen carminativo porque estimula la eliminación de gases en todo el tracto digestivo. Como la hierbabuena también tiene usos y aplicaciones externas se puede aprovechar en caso de heridas y cortes superficiales. Esta planta medicinal también actúa como sedante, y calmante en casos de menstruaciones dolorosas.

 

Para preparar una infusión a base de hierbabuena se necesitan unos 30 gr. de hojas de esta planta por cada litro de agua. Después de llevar a hervor por unos momentos se filtra la mezcla y se deja reposar unos momentos. Se recomienda tomar esta infusión unas dos o tres veces al día hasta observar una mejora en los síntomas iniciales. La hierbabuena también puede ser incorporada como especie saborizante en todo tipo de preparaciones culinarias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *