Arbusto trepador de ramas parduzcas y espinosas con hojas alternas imparapinnadas de color blanco en el revés. De las axilas brotan las flores, de color blanco. El fruto, la frambuesa, de color rojo o amarillo es una drupa.

 

Con fines medicinales se recogen las hojas de las plantas silvestres, que se recogen a mano y se secan a menos de 50ºC. Contienen taninos, pectina, vitamina C, kaempferol, y derivados de la quercetina así como una cetona aromática (4-(4-hidroxifenil) butan-2-ona), químicamente emparentada con la sinefrina. Se emplean, solas o mezcladas para la preparación de infusiones emolientes y expectorantes y también útiles en el tratamiento de trastornos intestinales, favoreciendo la secreción biliar. También es moderamente diurética. Mezclada con manzanilla, es eficaz en la timpanitis. La infusión se prepara con unos 5-10 gr de hojas por cada taza de agua. Las hojas secas, de color pardo, han sido utilizadas como sucedáneas del té. La infusión previene las hemorragias post-parto. Tópicamente se ha empleado en el tratamiento de dermatitis, heridas, úlceras y parodontopatías.

El jarabe de frambuesa ha sido utilizado como refrescante y febrífugo.

El extracto de las frambuesas he mostrado aumentar la lipolisis en los animales de laboratorio y prevenir su obesidad. Sin embargo, no hay estudios clínicos que confirmen este efecto en el hombre .

No se recomienda su uso durante el embarazo debido a que contiene sustancias estimulantes uterinas. También se ha dicho que tiene propiedades gonadotrópicas. Ocasionalmente puede producir irritación gástrica. Raras veces produce reacciones de hipersensibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *