El ajenjo es conocido desde la antigüedad y se menciona en los textos antiguos de Plinio y Avicena (conocidos personajes de la historia antigua). Se utiliza en todas las enfermedades con falta de acidez del sistema digestivo.
Se trata de una hierba rústica de 60 a 120 centímetros de alto y tiene un color gris-blanco. Las hojas están divididas en globos largos. Las flores son de color amarillo claro y tienen un perfume potente debido al aceite etérico que contienen.
Se encuentra muy extendido en la zona de Eurasia y el Oriente Medio y crece en las tierras secas y sin cultivar.

Sólo las hojas y los tallos altos se utilizan con fines médicos, y estas deben recogerse antes de la floración. El secado debe hacerse a la sombra, en lugares secos y con brisa.

El ajenjo contiene absintina, glucosa amarga, absintol, taninos, clorofila y ácido málico. La esencia contiene tuyona, tanacetona, azuleno y cadineno (que incrementan el tono muscular y activan las áreas cerebrales donde aparecen las crisis epilépticas). También contiene vitaminas B6 y C. Es un poderoso tónico, antiséptico, antipirético, antidiarreico, y regula la menstruación.

Debido a que es un tónico digestivo, aumenta la secreción de bilis cuando se administra en forma de infusión. Si se administra en forma de polvo ayuda al cuerpo humano a bajar la fiebre.
La infusión también es buena contra los gusanos del vientre. Para los parásitos intestinales, se recomienda la administración de tintura de ajenjo durante 9 días.
Los compuestos amargos y componentes volátiles de su composición oleosa tienen una acción excitante sobre la secreción gástrica, son anti-inflamatorios y antihelmínticos. También aumenta la diuresis y se puede utilizar como un laxante.

3 Comentarios

  1. Carmen rodriguez

    marzo 23, 2013 en 3:43 pm

    Del ajenjo lei que sirve para la sistitis

  2. columba teresa

    marzo 24, 2013 en 2:28 am

    Me gusta mucho esta pagina, por que me encantan los remedios naturales, tambièn conocerlos, me la paso buscando en los jardines, plantas medicinales, por favor enviarme informaciòn, gracias

  3. Aurora

    marzo 24, 2013 en 4:45 pm

    Tengo quistes hepáticos benignos, ¿cómo pudo evitar que crezcan y si es posible, cómo puedo eliminarlos sin acudir a la cirujía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *