Inicio Hierbas diureticas El abrojo o Tribulus terrestris como diuretico

El abrojo o Tribulus terrestris como diuretico

0
87

El Abrojo (Tribulus terrestris) es una hierba perteneciente a la fa­milia de las zigofiláceas. Se caracteriza fundamentalmente por arrastrar sus ramas por el suelo, las cuales pueden al­canzar hasta un metro de longitud. Las hojas se hallan enfrentadas y se compo­nen de cinco a ocho pares de hojuelas. Las flores son pequeñas y el fruto seco. Es una planta tan vellosa que en ocasiones toma un aspecto blanquecino. Se cría en bordes de caminos, zonas de mu­cho escombro y en general sitios incultos de toda la Península Ibérica. El abrojo florece en primavera y verano, más o menos a partir de mediados de abril.

 

Se emplea prácticamente toda la planta: la flor, la savia, la yema, las hojas y la corteza. En las hojas encontramos gran cantidad de flavonoides (como la miricitrina) que son los responsables de su marcada acción diurética, empleándose en casos de afecciones urina­rias como cistitis, pielonefritis, litiasis, oliguria e hidropesía. De las yemas se saca una resina y una esen­cia compuesta de limoneno y pineno. De las hojas obtenemos glucósidos, piceina y también una esencia.

 

Popularmente el abrojo se ha utilizado como analgésico moderado, diurético y espasmolíti­co por vía interna y astringente por vía exter­na. En algunas zonas se le atribuyen además propiedades como hipotensor, es decir, que reduce la tensión arterial. En cuanto a sus frutos, se utilizan como tóni­cos y en algunos sitios se emplean como as­tringentes en hemorragias y disentería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *