La planta de cardo corredor forma parte de la familia de las umbelíferas y lleva el nombre binomial de Eryngium campestre. Se trata de una especie que presenta hojas muy lisas en forma de punta y de color verde claro. Las flores de la planta de cardo corredor, por lo demás, son de color blanco y aparecen reunidas en pequeñas cabezas ovaladas. El fruto de cardo corredor es de naturaleza escamosa, aunque la planta en general no posee ningún tipo de vellosidades.

 

El cardo corredor crece de forma preferencial en terrenos baldíos y abandonados, adaptándose perfectamente hasta altitudes de 1000 metros. El período de recolección de la raíz de cardo corredor siempre está en torno a octubre. En el proceso de recolección de esta planta, por lo demás, se debe cuidar de no mojar a la planta, dado que esto podría alterar sus propiedades medicinales. Es necesario secarla de forma inmediata y cortar sus cerdas (lo mejor es cortarla en rodajas).

 

El cardo corredor es excelente en casos de edemas, aunque tiene efecto diurético y aperitivo. Al probar las distintas partes de esta planta se puede apreciar su particular sabor amargo. Si bien es bastante aromático, para muchas personas resulta un tanto fuerte. Para preparar una infusión a base de esta planta es necesario utilizar unos 40gr de raíz por cada litro de agua. Después de llevar a hervor introducir la raíz en la mezcla, dejar reposar unos minutos y mezclar. Esta preparación puede beberse de forma diaria (hasta dos veces al día). La decocción de cardo corredor, por otra parte, se hace con 50gr de raíz y un litro de agua. Hervir por 5 minutos y beber la mezcla después de las comidas más importantes del día. Con esta planta medicinal también se puede preparar un extracto o tintura (la dosis es de 10 a 30 gotas diarias).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *