Inicio Hierbas dieta Cómo utilizar la malva

Cómo utilizar la malva

0
203

La malva pertenece a la categoría de las plantas medicinales que crecen y se desarrollan de forma bianual. También conocida bajo el nombre binomial de Malva silvestris, esta especie se caracteriza por crecer en sitios atípicos como bordes de caminos, tapias y sitios rurales. El tallo de la planta de malva es de tipo leñoso. En las hojas de malva podemos encontrar divisiones lobulares con bordes dentados.

 

La época de recolección recomendable para la malva (si queremos hacer un uso medicinal de esta especie) es en torno a los meses previos a la floración (el verano). La recolección que se haga de esta planta debe ser muy cuidadosa y es importante efectuar el proceso de secado sin dejar pasar demasiado tiempo. En las flores de malva encontramos un buen porcentaje de mucílagos y vitaminas (especialmente vitamina A, B1 y C).

 

La malva es una planta muy apreciada en todo el mundo por sus efectos positivos en tratamientos de cistitis y obesidad. Además de ser un muy buen remedio diurético y de tener propiedades como laxante, la malva es un poderoso remedio balsámico. Para aprovechar todas las bondades de la malva podemos efectuar distintas preparaciones. Una de las preparaciones clásicas que podemos hacer a base de malva es la decocción. Para efectuar una decocción de malva necesitamos unos 3gr de planta medicinal por cada taza de agua que vayamos a hervir. Después de calentar por unos cinco minutos debemos dejar reposar y beber.

 

Con la malva también podemos realizar un práctico zumo. Al extraer el zumo de las flores de la planta podemos obtener un poderoso remedio en caso de picaduras de insectos. La decocción de uso externo de esta planta, por otra parte, se prepara tanto con las hojas como con las flores (sirve como colutorio, para hacer gárgaras y limpiezas de heridas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *