Inicio Hierbas diureticas Cómo usar la hierba de San Pedro

Cómo usar la hierba de San Pedro

0
403

La hierba de San Pedro es una especie vegetal conocida en distintas partes del mundo por sus diversas aplicaciones en diferentes afecciones. Se trata de una hierba que forma parte de la familia de las primuláceas y lleva el nombre binomial Primula officinalis. Esta especie posee un tallo con una gran cantidad de vellosidades a lo largo de toda su extensión y un particular aroma (bastante desagradable) que se esparce de forma instantánea al oler cualquier parte de la planta.

 

Esta hierba suele florecer a partir del mes de abril. El mejor momento para proceder a la recolección de la hierba de San Pedro es después de su desarrollo completo. Una vez recolectada esta planta debe ser almacenada en un lugar fresco y seco (el secado no se hace a temperaturas altas). La hierba de San Pedro es una especie que posee una enorme concentración de taninos (casi un 40%). Posee diferentes aceites esenciales como el ácido cítrico y málico. Es importante tener en cuenta que se trata de una planta con efectos marcadamente astringentes. Otros de los efectos por los que se conoce a la hierba de San Pedro son sus acciones como diurético, planta homeostática y de efecto antirreumático. Es un muy buen bálsamo que puede ser administrado incluso en la infancia (no posee sabor desagradable).

 

Si queremos hacer una decocción a partir de esta hierba necesitaremos unos 60 gr de hierba de San Pedro por cada litro de agua que llevemos a hervor. Hay que filtrar el líquido y dejar reposar algunos minutos. Hacer gárgaras varias veces al día (no más de cuatro o cinco veces). También se puede hacer un té con esta hierba (se necesitan 2 cucharadas por cada taza de agua). Se deben beber dos tazas todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *