La carquexia fina es una planta medicinal de tipo leñoso con tallos y raíces sumamente ramificados, de color amarronado. Esta especie, también conocida por el nombre binomial de Genistella sagittata, tiene flores solamente en algunas de sus ramas. Las flores de la carquexia fina se caracterizan por ser de color amarillo fuerte. Se trata de flores que aparecen agrupadas en pequeños ramilletes.

 

Esta planta medicinal florece a partir de la primavera y sigue haciéndolo por todo el verano. En la recolección de carquexia fina con usos medicinal se aprovechan especialmente las partes florales de esta especie. La recolección de esta planta debe ser muy cuidadosa, y debe ser puesta a secar a la sombra (el almacenamiento de carquexia fina es en frascos herméticos al abrigo de la luz, en zonas de la casa con niveles de humedad relativamente bajos). En la composición química de la carquexia fina se cuentan varios de los elementos que aparecen en la carquexia tradicional (por ejemplo, la cistina). Hay que tener precaución con este compuesto, dado que tiene un efecto vomitivo leve sobre algunas personas (de hecho, hay quienes lo utilizan específicamente con estos fines).

 

Las principales cualidades de la planta de carquexia fina reconocidas en la actualidad son las de laxante natural, diurético, antitusivo y agente emoliente. Si queremos preparar una infusión a base de carquexia fina necesitaremos unos 30gr de flores de esta planta por cada taza de agua que vayamos a preparar. Hay que llevar la mezcla a hervor por unos 15 minutos y dejar reposar. Por último, filtrar y retirar todos los restos de sumidades florales de la planta y beber. Se aconseja tomar hasta dos tazas al día (lo mejor es tomar la infusión de carquexia fina después del almuerzo y de la cena).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *