El cilantro es una planta muy utilizada en todo el mundo, tanto en aplicaciones culinarias como medicinales. Gracias a su aroma y sabor suele emplearse como condimento en diversos platos. Se le puede considerar tanto hierba como especia, ya que sus hojas se utilizan como hierba y sus semillas como especia y pueden consumirse frescas o deshidratadas.

Posee propiedades medicinales antiespasmódicas por lo que resulta muy útil en los casos de diarreas, tanto en niños como en adultos.

 

Facilita la digestión, elimina los gases y es muy útil para tratar casos de estreñimiento, digestiones dolorosas y trastornos del sistema digestivo en general.

 

El fruto del cilantro tonifica el sistema nervioso, y estimula el funcionamiento del cerebro por lo cual resulta recomendable para mejorar el rendimiento mental.

 

Es muy útil para tratar casos de colesterol alto, puesto que es un excelente depurador del organismo.

Tomado como infusión, el cilantro resulta apropiado para tratar casos de anemia o inapetencia porque estimula el apetito.

Otro de sus beneficios curativos es que la planta del cilantro actúa como antioxidante natural y ayuda a favorecer la producción de leche en las mujeres.

Es una planta rica en caroteno y calcio. Posee propiedades antiinflamatorias y, tomado como zumo, limpia el aparato genital masculino.

Debido a su composición, resulta muy útil en el tratamiento de heridas, ya que su aplicación externa ayuda  en la desinfección y cicatrización.

Por último, el cilantro debe conservarse en el refrigerador y tratar de consumirse en pocos días para así evitar que se marchite rápidamente. Tampoco hay que olvidar que puede producir efectos tóxicos sobre el sistema nervioso (borrachera) si se ingiere en dosis elevadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *