Inicio Hierbas cicatrizantes Beneficios de la persicaria

Beneficios de la persicaria

0
39

La planta conocida como persicaria es una especie medicinal que ofrece grandes beneficios para el organismo y tiene una altura promedio que está en torno a los 20cm (aunque puede llegar hasta un metro). El tallo de esta especie es de forma recta, aunque en ocasiones puede inclinarse hasta rozar el suelo. Posee una raíz muy fuertemente anclada a la tierra. Las hojas de persicaria son de color verde oscuro y tienen forma lanceolada.  

La época de floración para la persicaria tiene lugar en los meses de invierno. La persicaria da flores de tamaño muy pequeño y color rosado. El fruto que da la persicaria es muy pequeñito y tiene forma aplanada. En la composición química de esta planta se cuentan cantidades considerables de ácido tánico y ácido gálico. En cantidades más moderadas posee ácido acético y ácido butírico. Por esta razón la persicaria está especialmente indicada en casos de llagas y heridas externas. La proporción de taninos en esta planta medicinal no llega al 2% de su peso total (el ácido tánico d estas sustancias son los encargados de darle el fabuloso poder astringente que posee).

Muchas personas también han tenido éxito utilizando a la persicaria como vulnerario, remedio antidiarreico y astringente. Para hacer una decocción a partir de persicaria se necesitan 25gr de hojas y tallos de esta especie por cada litro de agua que se vaya a preparar. Cocinar por 10 minutos y retirar para que entibie. De la decocción de persicaria se pueden tomar hasta 3 tazas al día. Si queremos preparar una decocción para usos externos simplemente duplicaremos la cantidad de hierba. Una vez tibio el líquido resultante lo aplicaremos sobre llagas, ulceraciones y todo tipo de heridas externas. Esta decocción de uso externo a base de persicaria tiene un excelente poder cicatrizante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *