La matricaria es una planta con diversos usos medicinales que forma parte de la familia de las tubulifloras. También conocida por el nombre científico de Chrysanthemun parthenium, esta especie posee tallos más bien gruesos y una base repleta de hojas. La zona de crecimiento típica para la matricaria son climas frescos y con una buena cantidad de hierba. La matricaria crece exclusivamente a partir de la primavera y en el verano.

 

Si queremos hacer un uso medicinal a partir de la matricaria podemos emplear tanto las hojas como las flores de esta especie. Para incrementar la conservación de las hojas de matricaria lo más recomendable es guardar esta planta en frascos transparentes al abrigo de la luz y de la humedad. En la composición química de esta planta se cuentan sustancias como el ácido tánico, la fitosterina y diferentes compuestos amargos.

 

La matricaria tiene múltiples propiedades medicinales. Algunas de las más conocidas son las de digestivo, aperitivo, remedio eupéptico y sedante natural. También está indicada en casos de problemas de menstruación y espasmos. En las últimas décadas también se descubrieron algunas propiedades de la matricaria como agente anti-microbiano. La matricaria también puede ser administrada en forma provechosa en casos de inapetencia o problemas digestivos de todo tipo.

 

Para preparar una infusión a base de matricaria lo más recomendable es utilizar las hojas o las partes florales de esta especie. Se puede tomar un puñado de hojas de matricaria por cada taza que se vaya a preparar, calentar en agua por unos 10 minutos y dejar entibiar. Por último hay que filtrar los restos de planta. La dosis recomendada de esta infusión es de un máximo de 3 tazas diarias. La matricaria también se puede consumir como polvo en dosis de 1 a 2.5gr al día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *