Inicio Hierbas cicatrizantes Beneficios de la maravilla silvestre

Beneficios de la maravilla silvestre

1
771

La maravilla silvestre es una planta medicinal con excelentes propiedades medicinales que crece de forma anual. El nombre binomial que recibe esta especie es el de Calendula arvensis. La planta de maravilla silvestre, por lo general, no suele crecer mucho más de medio metro de altura. Las hojas de esta planta pueden ser de dos tipos: inferiores o superiores (estas últimas tienen una vellosidad más densa).

La planta de maravilla silvestre suele crecer especialmente en tierras sujetas a trabajo de labranza. La época de florecimiento usual para esta especie son los meses de primavera. Vale la pena destacar, de todas maneras, que lo más indicado a la hora de la recolección de esta planta es elegir los meses de invierno. Las flores de maravilla silvestre tienen un diámetro que no suele superar los 2cm de diámetro. Esta planta, además, se caracteriza por desprender un aroma un tanto desagradable.

Entre las propiedades de la planta de maravilla silvestre se cuentan la de estimular las menstruaciones (es muy útil en casos de amenorrea), funcionar como cicatrizante natural, emenagogo y vasodilatador. Esta planta medicinal tiene usos internos y usos externos. Con la maravilla silvestre se puede preparar una efectiva tintura que se puede beber con agua en cualquier momento del día. Para prepararla se necesitan unos 100gr de flores de maravilla silvestre y alrededor de medio litro de alcohol. Introducir las flores en una botella amplia con el alcohol dentro y remover cada día (dejar macerar por una semana). Cuando esté lista la maceración hay que filtrar la mezcla con un lienzo limpio y beber. Para tomar esta tintura de maravilla silvestre es necesario rebajar 10gr de tintura con un poco de azúcar y un vaso de agua (tomar 3 veces al día, manteniendo el tratamiento hasta observar una mejoría palpable).

 

Un comentario

  1. Pilar

    Septiembre 14, 2012 en 10:14 pm

    Hace años preparé en un bote de cristal con aceite de oliva de primera prensión y estas maravillosas flores que crecen en las rieras cerca de los margenes, un aceite que tuve a sol y serena durante cuarenta dias. (Sol y serena, es como en Catalunya se llama a dejarlos al aire libre donde les toque el sol y la luna).

    Pasado este tiempo, se filtra, y se calienta levemente con un trozo de cera virgen de abeja, hasta que esta se desace. Se pone en el bote y se cierra. En cuanto se enfria se convierte en una crema sedosa.

    Tuve a mi madre en cama durante mucho tiempo y se llagó. La caléndula en crema hizo el milagro de sanar su piel de un dia a otro. Después solo tuve que ponérsela cada día para que no volviese a suceder. Bendita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *