Inicio Hierbas diureticas Beneficios de la hierba de los anteojos

Beneficios de la hierba de los anteojos

0
44

La hierba de los anteojos es una de las plantas medicinales que forma parte de la familia de las crucíferas. La especie conocida por el nombre binomial de Biscutella auriculata posee una altura mediana (aunque nunca supera un metro). El tallo de la hierba de los anteojos, por lo demás, es bastante recto y acumula todas sus hojas sobre la base de la planta. Las hojas de esta especie son de naturaleza alargada y poseen bordes con una gran cantidad de ondulaciones. Finas vellosidades recubren los dos lados de estas hojas.

 

En el caso de la hierba de los anteojos todas las flores se ubican en un ramillete situado al final de cada tallo. El fruto de esta planta es de buen tamaño. La hierba de los anteojos florece al inicio de la primavera. Para aprovechar todas las propiedades que esta planta tiene para ofrecer se la debe recolectar en los inicios de la época de floración (e incluso justo antes de que ésta se produzca). Si queremos conservar el máximo de propiedades de esta planta lo más indicado será ponerla a secar de forma inmediata a su recolección (a menos de 30o, cuidando de ponerla a reparo a continuación).

 

Dos de los efectos más conocidos de la hierba de los anteojos son su poderosa acción como diurético y las posibilidades que ofrece como remedio antiedematoso. El sabor que posee esta planta medicinal, por lo demás, es un tanto amargo. Para hacer una infusión de hierba de los anteojos lo más recomendable es desecar la planta y trocearla, introduciéndola luego en agua caliente (no tiene dosis recomendadas, dado que no posee toxicidad alguna que pueda dañar al organismo). En caso de que resulte poco sabrosa se le puede agregar miel de caña o algún otro endulzante natural.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *