La centinodia es una planta medicinal que crece de forma anual y muy cerca del suelo. El nombre binomial que recibe esta especie es el de Polygonum aviculare. La distribución de las hojas de esta especie es alternada. Dichas hojas poseen forma alargada con raíces bastante gruesas.

La época de floración de la centinodia no está concentrada en ningún mes del año en particular, produciéndose de forma permanente. Después de efectuada su recolección esta planta debe ser conservada en un lugar seco (es necesario realizar el secado al sol). Las flores que da la centinodia son bastante pequeñas y son de color blanco o ligeramente rosado.

 

Los principales efectos positivos de la planta de centinodia son los de astringente, hemostática, anti-diarreica y remineralizante. Vale destacar que esta especie también es especialmente efectiva en casos de afecciones gastrointestinales y puede ser de gran ayuda para los enfermos de tuberculosis.

Si queremos preparar una infusión a base de centinodia necesitamos alrededor de 15gr de planta seca por cada litro de agua. Debemos llevar la mezcla a hervor por unos 5 minutos, dejar reposar 10 ó 15 minutos y filtrar. La cantidad recomendada de la infusión de centinodia es de hasta 4 tazas al día. La centinodia también puede ser aprovechada en forma de extracto fluido (tomar 15 gotas  al día) o de polvo (unos 5gr al día es suficiente). Con la centinodia también se pueden hacer distintas preparaciones de uso externa que pueden ser muy efectivas. Se necesitan 5gr de planta por cada litro de agua hirviendo. Se deja la hierba en contacto con el agua por 10 minutos y se retira. Este líquido debe ser aplicado (una vez tibio) sobre heridas, irritaciones, inflamaciones en general sobre la piel, y en caso de conjuntivitis.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *