La astrancia es una especie con forma de paraguas invertido (característica que comparte con todas las plantas de la familia de las umbelíferas). Esta planta posee un rizoma de color negro oscuro y textura sumamente leñosa. El tallo de la astrancia, por lo demás, está muy poco ramificado y posee en su parte exterior una buena cantidad de flores de color blanco.

 

El crecimiento de la astrancia se desarrolla mucho mejor en terrenos con prados y buenas cantidades de agua. Esta especie siempre florece en los meses de invierno. Para aprovechar las virtudes medicinales de la astrancia es necesario recolectar las raíces y los tallos de esta planta (la mejor época para hacerlo es en el verano).

 

Las propiedades más difundidas de la astrancia son las de laxante y purgante. La astrancia es muy utilizada desde épocas remotas y antiguamente se creía que contaba con una mayor cantidad de efectos medicinales sobre el organismo. La administración de hierbas con propiedades de laxante y purgante está mucho más difundida desde hace algunas décadas por la carencia de fibra crónica que tienen las dietas modernas. Por esta razón, cada vez más personas van en busca de curas naturales del estreñimiento y la obesidad (como la astrancia). La astrancia también ofrecería ayuda en casos de diverticulitis, colon irritable y como prevención de algunos tipos de cáncer (sobre todo los que afectan al colon y a los intestinos).

 

Los usos de la astrancia están poco documentados, por lo que la mayoría de las personas sigue recurriendo a la forma clásica de preparación: la infusión. En algunas herboristerías también se comercializan polvos preparados a base de astrancia. En cualquiera de los dos casos debe ser administrada con prudencia, dado que aún se desconocen todos los componentes químicos que la conforman.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *