La planta medicinal conocida con el nombre de arrayán forma parte de la familia de las mirtáceas. Se trata de una especie que posee flores de tipo regular con cinco pétalos cada una. El nombre binomial que le corresponde a la planta de arrayán es el de Myrtus communis. Esta especie tiene una altura promedio situada entre 1 y 2 metros. Si está en condiciones de crecimiento favorables, sin embargo, esta planta puede alcanzar hasta 4 metros de altura.

Las zonas de crecimiento típicas para el arrayán son los valles, laderas y tierras húmedas muy ricas en minerales. La época de florecimiento del arrayán se concentra especialmente en los meses de verano. Para aprovechar las propiedades medicinales de esta planta lo más adecuado es recolectarla durante la primavera.

En la composición química del arrayán se cuentan elementos como taninos, resinas, aceites esenciales, y compuestos químicos como cineol, mirtol y mirtenol. Cabe destacar los numerosos efectos medicinales del arrayán, entre los que se cuentan los de astringente, sedante, tónico digestivo de gran efectividad, antiséptico y remedio antibiótico. Esta planta medicinal además tiene acción expectorante sobre el organismo.

 

Las formas de preparación clásicas para el arrayán son en decocción o infusión. Si queremos preparar una infusión a base de arrayán solo necesitaremos unos 20gr de hojas de esta planta por cada litro de agua. Debemos dejar la mezcla hirviendo por 5 minutos y filtrar. Combinar esta preparación con un poco de miel y beber unas 6 cucharadas diarias. La preparación de la infusión de arrayán es muy similar a la mencionada más arriba, con la única diferencia de que se utilizan 15gr de planta por litro de agua y se beben unas tres tazas diarias (la medida de referencia de planta seca debe ser de una cucharada, aproximadamente).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *