Inicio Hierbas antiinflamatorias Malvavisco como planta medicinal

Malvavisco como planta medicinal

0
15

La planta de malvavisco cuenta con un tallo bastante robusto que puede llegar con facilidad a los 2 metros de altura (la altura promedio, de todas formas, es de solo 1 metro). El nombre binomial que le corresponde  a esta especie es el de Althea officinalis. El tallo de malvavisco posee un aspecto exterior de color blanco debido a la gran cantidad de vellosidades que posee.

 

El período de floración para el malvavisco se concentra en torno a los meses de verano. Aquellos que deseen aprovechas las propiedades curativas del malvavisco deberán esperar un mínimo de dos años para empezar a recolectar esta planta (debe tener al menos un centímetro de grosor). El proceso de secado para el malvavisco es muy cuidadoso: no hay que poner la planta en contacto con agua porque se puede arruinar.

 

El malvavisco tiene propiedades como laxante, remedio antitusivo, emoliente, y anti-inflamatorio. Al mismo tiempo ejerce notables efectos positivos para el organismo tanto a nivel del sistema digestivo como del sistema respiratorio. Los usos externos de malvavisco se sitúan en torno al tratamiento de problemas dérmicos. Para preparar una infusión a partir del malvavisco necesitaremos unos 4gr de hojas de esta planta por cada taza que vayamos a preparar. Debemos dejar hirviendo por unos 10 minutos, dejar reposar y filtrar. Se pueden beber hasta 3 tazas al día. Con el malvavisco también se puede preparar un muy buen jarabe o una decocción para uso externo. En la decocción de malvavisco podemos cocinar unos 50gr de hojas y flores de esta planta por cada litro de agua y aplicar directamente sobre abscesos o formaciones con forma de forúnculo en distintas partes del cuerpo. Antes de efectuar la aplicación es importante lavar la zona afectada con agua limpia (utilizar un paño limpio para aplicar el líquido).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *